FENG – SHUI

El origen y su historia

El Feng-Shui es una forma de geomancia desarrollada en China. Originalmente era una forma de conocimiento que estudiaba los cambios que ocurren en la naturaleza, el clima y los astros. Los orígenes del Feng-Shui varían según las fuentes. Por un lado, toma la simbología del I ching y, por otra parte, incorpora los cinco elementos de la filosofía y medicina tradicional china.

En el imperio chino, esta técnica formaba parte del ministerio de arquitectura, era un asunto de Estado y solo las construcciones imperiales y de algunos nobles tenían acceso a esta aplicación. 

Por esa razón, esta práctica estaba exclusivamente reservada al emperador.

Uno de los campos donde se aplicaba como prioridad era la correcta orientación de las tumbas de los emperadores y su séquito (yin zhai o vivienda de los muertos). 

Esta práctica, que fue la primera donde se aplicó el Feng-Shui, tenía como objetivo conseguir los beneficios y buena suerte o buena fortuna que proporcionaban los espíritus de los antepasados muertos a las personas vivas de la misma familia, creando así una cadena de “favores” ininterrumpida que sin esta técnica podría ser perjudicial y negativa para las familias.

Los destinos de los seres vivos según esta metodología dependen de la buena voluntad y la influencia general de los seres muertos.

Podemos ver que en la tradición antigua china hay un paralelismo con la tradición del Egipto antiguo; estos también crearon las pirámides para mantener un vínculo con la eternidad y otro con el mundo de los vivos, también rodeados de personas de su entorno.

En la arquitectura clásica también era muy importante la selección del terreno y, a través de la radiestesia, se analizaba antes de construir para garantizar la salud de los ocupantes. Resumiendo: las proporciones o números pitagóricos, la elección del buen “sitio” sano y los materiales ecológicos, además de la buena orientación direccional, los puntos cardinales (13 puntos para el sistema Feng-Shui) y la climatología, la posición de los astros, planetas y constelaciones que afectan y configuran directamente al lugar, más la simbología de cada cultura, han sido las bases de la arquitectura clásica antigua y prácticamente se corresponden con el Feng-Shui clásico tradicional, el antiguo profesional.

Esto nos muestra que la vida después de la muerte debe ser gestionada correctamente y no improvisar esta gestión como hacemos en la actualidad.

A partir de la instauración de la República Popular China, el Feng-Shui (junto con otras prácticas tradicionales de la cultura china) fue prácticamente prohibido debido a la precisión de los resultados. Hubo un emperador que ascendió al trono al ganar la guerra; sin estos conocimientos de las técnicas ancestrales de su cultura, tuvo miedo de ser derrotado por sus adversarios, grandes conocedores y practicantes de la geomancia china, que dominaban esta técnica. Por esta razón, ordenó matar a todos los expertos y quemar todos los libros de Feng-Shui.

Esto creo un vacío durante un largo periodo, durante el cual el pueblo lo fue practicando de forma supersticiosa.

En la actualidad, el Feng-Shui de China es una fusión de los conocimientos profundos y abstractos que se mantuvieron de forma clandestina, más una parte muy importante que proviene de la filosofía y medicina tradicional, la parte supersticiosa que la sociedad fue incorporando al no tener opciones científicas.

Es decir, metodos como el yin-yang los 5 elementos de la medicina china, el ki de las 9 estrellas del Bushel Norte, la geomancia, la brújula Lo-Pan. los 64 exagramas, el cuadrado mágico Lo-Su, en definitiva toda la cosmogonía de la antigua China, que data de hace unos 5.000-10.000 años. 

En la última década del siglo XX, con el auge del progreso y la nueva era, el Feng-Shui se ha popularizado enormemente  de una forma más supesticiosa y en el campo de la decoración, donde precisamente nunca se aplico en la Antigüedad.

Su práctica y enseñanza se han extendido por casi todo el mundo de la mano de muchos autores, unos pertenecientes al campo de la superstición y otros al de la medicina tradicional china, ya que el Feng-Shui basado en la astronomía y astrología china antigua desapareció.