FENG–SHUI

¿Cuándo notamos sus beneficios?

El feng-shui es un método para poder seleccionar el mejor lugar para nuestra vida, salud, etc.

Nuestro bienestar depende de lo que nos rodea en el más amplio sentido y de forma literal. Por sí solo no es suficiente, también deberíamos poder aplicar este método a la construcción de nuestra casa.

Si esto no ha sido posible, podemos aplicarlo a la gestión y orientación del interior de la vivienda, pero si no hemos aplicado este método en ninguna de estas áreas —selección, orientación, construcción, gestión—, no podemos esperar ningún resultado.

El cuerpo, para experimentar bienestar, necesita tener a su alcance una serie de situaciones idóneas, rodearse de una atmósfera adecuada que le permita mantener su estructura corporal en perfecto estado, y es la situación ideal que le producirá salud y bienestar.

Estamos rodeados de partículas que penetran en nuestro organismo a través de la respiración, la piel y la alimentación, y que pueden ser sanas o tóxicas, contaminadas, radioactivas… No olvidemos que la naturaleza también está enferma, es lógico que exista un método para asegurarnos esa calidad ambiental que nos permita vivir en armonía con nuestro entorno.

Ahora, ante la pregunta de si nuestra casa y nuestra ciudad nos garantizan esa armonía, la respuesta es no, porque previamente no se ha construido con esa intención y no se han aplicado esos conocimientos para garantizar esos resultados feng shui sobre nuestra salud.

El feng shui es una metodología que, si no se ha aplicado previamente, no existe.

Una ciudad o una casa no pueden tener un feng shui satisfactorio si no se diseñó bajo esos criterios. 

Aplicando el método feng shui se puede mejorar cualquier espacio, pero no necesariamente sanarlo.

Hay espacios insanos en su ubicación, orientación, distribución y materiales de construcción, y eso es insalvable. El porcentaje de mejora está determinado por la propuesta de cambios que puede sugerir un profesional experto, que previamente debería dar un diagnóstico y valorar los resultados.

En caso de haber aplicado correctamente cada uno de estos campos, podemos garantizar la salud y el bienestar en general de todas las áreas de nuestra vida.